Aquí estoy...

Como si fuese un discípulo de Borges, amo con derroche, como dice él, los atardeceres, los arrabales, lo mítico y la desdicha. Me gustaría disfrutar ahora de la sencillez de la Belleza. Pero con sosiego. Aunque mis ojos, en un remedo de Terenci Moix, ya no puedan ver ese puro destello que me deslumbraba, aunque ya nada pueda devolver la hora del esplendor de mi Barrio, de la gloria mítica, no voy a afligirme, ni con la infelicidad, porque la belleza siempre perdura en el recuerdo.



martes, 23 de agosto de 2016

POKÉMONS EN LA LEVANTERA RONDEÑA


Yo me pregunto, arrastrado por el descuido de estas absurdas modas, si no desde la más absoluta ignorancia tal vez por vagas curiosidades de aquí o allá, por esta calor tan propia y luego tan añorada, o a lo mejor echando el tiempo atrás y por algún que otro desahogo en forma de resentimiento, me pregunto si con levante o ventolera se pueden cazar Pokémons con el móvil. Y al no tener una respuesta convincente por eso pregunto a quienes están más versados a cuanto yo pueda estarlo, insisto que bastante poco; bisoño de estos dibujos animados japoneses desde que Shin Chan dejó de tener los pantalones cortos comprados en Cabeza, Doraemon adelgazó a base de cafés de un bar del centro y de cuyo nombre no quiero acordarme, y las Bolas de Dragón se las quedó a cuenta del alquiler el Hiper Jaydan en el polígono industrial (sic).

De acuerdo, seré un carroza, o simplemente indiferente a recreos tecnológicos importados del Japón; pero me pregunto y pregunto a aquellos y avezados en estos lúdicos exterminios virtuales de bichitos empuñando el móvil como si se tratara de una espada Jedi o el espejo de la mala malísima de Blancanieves, (no es ésta ni menos aquella la jovencita Laura o una Hitmonchan inaudita) de si es operable esta cacería a mansalva de muñequitos llamativos y pomposos en días de vendaval, de levantera. Nacho me insiste en que indague en el Ayuntamiento. No es mala idea. No es mala idea y contrariamente a mi resquemor por la situación, este que va camino de convertirse en crónico y no por voluntad mía, conste donde proceda; pues ya uno no sabe, tras las mudanzas del registro municipal a las redes sociales o quita de allá esos ojos inquisidores en una reminiscencia de ciertos lacayos anteriores a la moción. ¡Viva la Srta. Secretaria!, que si se quita a la abreviatura la “r” la convertimos en santa… y en excusa.

Incluso podría preguntar a la anterior corregidora cómo los atrapa, en esta ocasión a estos Pokémons, en su caja o app (curioso el término informático, ¿eh?) de la señorita Pepis (¿Pandora?) en un mete y saca, “¡quita de ahí Maricarmen, siempre en medio!”, al compás de cierta y engolada veleidad contra despechos y rímeles nostálgicos; o a golpe de escobazos de las de plata de Soliarsa, cuyo gerente no está para estas batidas, y como hace, incansable, Alberto jaleado por la ahora presidenta del propósito bien avenido sito en Duquesa Parcent; e inscrito el posible record matarife, y matarile, en el libro blanco de María José a lo Chansey “dolorosa”, (no confundir con la otra del campo bermellón, ya amarilleado) declamando con notoriedad, “¡A ver Alberto ese "live streaming"!”, el censo funerario Pokémon en inapropiada solfa rociera en las murallas del Carmen; aunque vigilado por Concha con requiebros y hechicerías o en la piel de Escarlata O'Hara: “A Dios pongo por testigo… Pero tú eras el primero al que quería mandar al diablo”; o cegarlos con selfis estilo “morritos” Márquez para luego lapidarlos con ladrillazos no vayan a pensarse de “El Albercón”, no, de Springfield, por los Simpsons y por aquello de la competencia animada; o deslumbrados por el destello metálico de la sonrisa de Toti y rematados con devoción ecuménica por Pepi; o envenenados con el clorador salino de Carlos; Bernardo persiguiendo a Fernando en quien ve a un raro Snorlax con casco vikingo en una nueva “sufrida” de ultrafondo; Álvaro y Paqui se excusan y por tanto no me vale su credo ahora menos antisistema, al ver éstos un no sé qué taurino y “podemita” y por ello contrario a estas cazas fachas, seculares e imperialistas; ni Jesús me corresponde por cierto reparo suyo antropófago; ni les alcanza la indulgencia a los masacrados Pokémons con las resucitaciones ciudadanas del más grande de los ediles, en estatura, en cuya sombra desaparecen aquellos y otros y así mismo en una perspectiva aledaña de no arrojarlos por la cornisa del Tajo; ¿Escucháis a ese vocero del “periodismo serio”?: “Estas cacerías de Pokémons suponen un nuevo varapalo para las arcas municipales de estos socialistas (antes con tránsfugas) comunistas cubanos (“y bolcheviques, antiespañoles, islamistas, y,y,y… ¡Coño, que me he mordido la lengua…Me envenenooooo!” persiste en eco maniático el otro y adulterado Marhuenda, Carlos) y... bueno, con la superviviente, con Barriga no me meto vaya usted a saber, es decir, por si acaso”, escribiría Blas sin aquel Epi y como si descubriera a un Pokémon de cuatro tréboles asomado de improviso en el carrusel azaroso de la pantalla de... de la Nintendo. Y ya me voy por las ramas, perdón Rafa si he causado algún estropicio verde, tampoco será responsabilidad mía, porque en la copa me encontré un rastro de Arenas de las que se las lleva el viento del Far West.

Bajo del árbol o del desparpajo. Seguro me permiten este adorno chistoso, ¿no? A lo que iba, no más. Vuelvo a inquirir a estos jugadores, cazadores, o lo que sean o se vean en el universo Pokemon Go, si con estos días, por ejemplo estos muchos días atrás de fuerte aire, de insoportable levante, casi dos las semanas, hoy, esas criaturitas niponas de dibujos animados, tantas y de hechuras diversas, tan pequeñas y frágiles y livianas como parecen ser, aguantarían impávidas estos ventarrones sin planear como Mewtwo o menear el rabo a lo Raichu Alola o los que lo tengan; de si logran mantenerse estáticas, rígidas, aquí o allí, en el escrutinio previo de la imagen virtual de estos encantadores monstruitos, superpuesta sobre la escena real tras la lente del móvil, y antes de la captura con una Poké Ball o esos remedos de las canicas de Son Goku.

Y con este desasosiego, con esta incertidumbre tal vez “manga”, salgo a la calle. Me abofetea para ratificar mis dudas el céfiro de nombre aquí Levante y allá Terral; y precisamente con los ojos achinados no en homenaje o alusiones al país del sol naciente, sino porque aquel, el astro rey, al mediodía, me cegó con su efugio de 40 quilates o grados, no en vano estamos en agosto, cruzo de mi casa a la calle y a la acera de enfrente, geográfica y sin desmerecer. Y en esta, en la esquina de San Francisco de Asís con Gallarda, un cartel de la Tienda de Trinidad, escrito con tiza. La leyenda que me hizo sopesar, comprender y maldecir a cuanto de manera absurda, tonta, venía pensando o barruntando. Un testimonio del que hubiera suscrito hasta el mismo Alfonso donde moderaba en su bar la arquitectura de lo profano y lo mundano. Indudablemente, aquello que Miguel Angel había garabateado con esmero en el encerado a doble cara, otra de sus perlas de una percusión de arte e ingenio, arrancó con la trascendencia de mi pensamiento, lo diluyó, lo presentó con marcada ignominia, con la frivolidad o tontería de su expresión.

Tanto me sedujo el cartel que me dejé llevar por su sinceridad, incluso generosidad, dando por sentado que a los Pokémons se los había llevado y llevaba el levante; con lo cual, mejor dejar esos juegos virtuales de monterías urbanas de bichitos para los que no ven, no distinguen a Charizard de tres en un burro, para dedicarse con toda la plenitud de los sentidos a lo que aconsejaba la pizarra e insinuaba como una revelación divina y en despliegue absoluto de los sentidos. Algo así al “Croquemon Gou” del Colegio Oficial de Tapatólogos (“foodie”) a la búsqueda de la mejor croqueta de Cádiz. “Aquí no hay Pokemon”. Unos papelitos de estraza con recortes de jamón, salchichón ibérico, dados de queso curado, me decidí por unas lonchas de lomo que suspiraban el chorreón a discreción de aceite de oliva, acompañadas con una cervecita, fresquita, en una variedad sometida al gusto más exigente, o de un vino de la tierra o de la Rioja o Ribera del Duero; lugares donde también en sus vides, en sus barricas, aguardan a los cazadores algún que otro Pokémon, vale, y si son legendarios mejor. Si gustan…

Cacen, cacen a gusto, con o sin levante, hoy con viento, que ya yo aquí me afanaré, y les propongo, en otros placeres sibaritas, o de gourmet, o de yantar, a embutir y tragar con fruición, en un placer para todos los públicos y economías, sin banquetes pantagruélicos ni tampoco frugales, no hace falta, solo disfrutar el momento, tangible y sensorial. “Pakomé” en momentos gratos, con buena compañía, satisfechos de esta diligencia gastronómica, más que con la de aumentar el contador personal de esas especies capturadas de cómics orientales. ¡Migue…! ¡Esta ronda la paga Pikachu!

viernes, 19 de agosto de 2016

DÍA MUNDIAL DE LA FOTOGRAFÍA


"Levanté la cámara, fingí estudiar un enfoque que no los incluía, y me quedé al acecho, seguro de que atraparía por fin el gesto revelador, la expresión que todo lo resume, la vida que el movimiento acompasa pero que una imagen rígida destruye al seccionar el tiempo, si no elegimos la imperceptible fracción esencial. No tuve que esperar mucho". 

Más vale tarde que nunca: hacer posible la intención. Mi intención de conmemorar a este Día Mundial de la Fotografía que ya termina. El maridaje, para mí consustancial, entre imagen y letra. Y he aquí que he comenzado con unas letras de Julio Cortázar, del cuento "Las babas del diablo". Y termino mirando la fotografía, la escena captada desde la torre almohade en la zona de la Casa Rúa. Mi Barrio San Francisco tendido en el crepúsculo, suave y cárdeno, de cal y mieses, desde el misterio de una ventana al verano.

jueves, 18 de agosto de 2016

LORCA



"En la corrida más grande
que se vio en Ronda la vieja.
Cinco toros de azabache,
con divisa verde y negra.
Yo pensaba siempre en ti;
yo pensaba: si estuviera
conmigo mi triste amiga,
mi Marianita Pineda.
Las niñas venían gritando
sobre pintadas calesas
con abanicos redondos
bordados de lentejuelas.
Y los jóvenes de Ronda
sobre jacas pintureras,
los anchos sombreros grises
calados hasta las cejas.
La plaza, con el gentío
(calañés y altas peinetas)
giraba como un zodíaco
de risas blancas y negras.
Y cuando el gran Cayetano
cruzó la pajiza arena
con traje color manzana,
bordado de plata y seda,
destacándose gallardo
entre la gente de brega
frente a los toros zainos
que España cría en su tierra,
parecía que la tarde
se ponía más morena.
¡Si hubieras visto con qué
gracia movía las piernas!
¡Qué gran equilibrio el suyo
con la capa y la muleta!
Ni Pepe-Hillo ni nadie
toreó como él torea.
Cinco toros mató; cinco,
con divisa verde y negra.
En la punta de su estoque
cinco flores dejó abiertas,
y a cada instante rozaba
los hocicos de las fieras,
como una gran mariposa
de oro con alas bermejas.
La plaza, al par que la tarde,
vibraba fuerte, violenta,
y entre el olor de la sangre
iba el olor de la sierra.
Yo pensaba siempre en ti;
yo pensaba: si estuviera
conmigo mi triste amiga,
mi Marianita Pineda".

Esta es una nota conmemorativa agridulce. Por un lado, la festividad, el color, la tradición y el espectáculo de este Romance de "María Pineda", alusivo ahora a los actos previos de nuestra Goyesca, de nuestra Feria de Pedro Romero. Y, por otro lado, tal día como hoy, hace 80 años, fue fusilado, asesinado en Granada su autor, Federico García Lorca, uno de los mayores dramaturgos y poetas de todos los tiempos.


"El más terrible de todos los sentimientos es el sentimiento de tener la esperanza muerta" Siempre Vivo, Lorca.